Afilar el Hacha

Afilar el hacha o afilar la sierra, es una expresión que se usa para referirse a la preparación o preparativos de la puesta en marcha de un proyecto o de una nueva fase en nuestro negocio.


ESCUCHA AHORA «Afilar el Hacha» en formato audio!


afilar el hacha

La expresión «Afilar el hacha» viene de una anécdota que decía que en una ocasión se celebró un concurso para premiar la cortador de arboles mas veloz.

Mientras que otros participantes comenzaron de inmediato a cortar el tronco del árbol, uno de ellos le dedicó gran parte de su tiempo a afilar el hacha.

Todos el mundo se lamentó de la pérdida de tiempo que aquel muchacho le estaba empleando a afilar su hacha, mientras que los demás concursantes ya habían comenzado a cortar y le llevaban una importante ventaja.

Pero aquel muchacho, sabía que emplearle tiempo a afilar su hacha no era una perdida de tiempo. Era una inversión de tiempo que le ayudaría a conseguir acabar antes que ninguno de sus contrincantes.

Cuando acabo de afilar el hacha, se disputo a cortar el árbol, pero antes, se aseguró de tener la postura correcta para ser lo mas eficaz en sus cortes y no hacerse daño en la espalda ni en los brazos.

Para cuando dió su primer golpe, el resto ya iban casi por la mitad de sus troncos.

Pero empezaron a ocurrir cosas muy curiosas.
A algunos se les empezó a mellar la hoja del hacha, por lo que los cortes eran cada vez menos profundo y menos preciosos.

A otros les empezó a pasar factura el esfuerzo y sus brazos estaban ya muy cansados. Se tenían que parar de vez en cuando para recuperar el aliento.

Incluso hubo quien se retiró por la fatiga del esfuerzo ó dolor de espalda

En definitiva, todos le llevaban una gran ventaja a aquel muchacho, pero cada vez iban bajando la intensidad de esa ventaja.

Así que nuestro protagonista tenían ante él un tronco entero, una hoja de hacha muy afilada y una posición de trabajo cómoda y segura.

Empezó a dar un golpe tras otro y gracias al increíble afilado del hacha, cada vez que la clavaba en el tronco, el corte era más y más profundo.

Gracias a su posición de trabajo, casi no notaba el esfuerzo y además conseguía enviar una inmensa potencia a sus brazos para que el hacha se hundiese en el tronco todo lo posible.

Mientras que el resto estaban exhaustos o habían abandonado, el muchacho avanzaba y avanzaba sin apenas mostrar signos de agotamiento.

En unos pocos minutos acabo de partir su tronco y ganó la competición.

Emplear tiempo en la preparación de un proyecto, no es ni mucho menos una pérdida de tiempo (aunque pueda parecerlo.)

Y ahí quizás está la clave de que mucha gente no se pare a hacerlo… En que parece que se está perdiendo el tiempo.

Septiembre, el mes ideal para afilar el hacha

Pero esta parte es muy importante en cualquier cosa que queramos poner en marcha, por eso y ahora que empieza Septiembre, veremos cual puede ser nuestra “particular hacha” y cómo podemos afilarla para que nuestras acciones sean lo más precisas y efectivas posible.

Casi todos los que somos emprendedores o tenemos negocios, Septiembre es un mes en el que ponemos en marcha nuevos proyectos o realizamos cambios en los que ya tenemos.

Laboralmente lo considero el comienzo del año.
Es un mes en el que las vacaciones de verano me ayudan a ponerme nuevas metas y a establecer objetivos diferentes.

Septiembre, al igual que Enero, es un mes en el que mucha gente se establece propósitos para cambiar algunos aspectos de su vida… hacer deporte, perder peso, dejar de fumar, pero también se establecen propósitos que tienen que ver con su salud financiera.

Bien, pues Septiembre es el mes en el que me pongo a «afilar el hacha.»

No sólo establezco nuevos objetivos, sino que planifico y preparo todo lo que necesito para poder conseguir alcanzarlos.

Y hacerse preguntas es una buena forma de determinar punto por punto lo que necesitamos.

A veces la propia ilusión y las ganas de comenzar, nos impiden pararnos a pensar y a prepararnos para ese camino, pero yo veo muy necesarios y por supuesto muy recomendable emplear un tiempo a eso.

Ojo, que no estoy hablando de planificar únicamente, sino también de pasar a la acción.

Porque realmente esta planificación te debería llevar poco tiempo, sino, podemos caer en la parálisis por análisis.

Por eso, una vez que tengas claro los puntos de esa planificación, no te demores y empieza a atacarlos.

Ya sé que hay veces que no se sabe por donde empezar, pero tranquilidad. Es cuestión de indagar, preguntar, consultar… en definitiva hacer todo lo necesario para que ese proceso de planificación te quede nítido.

Pero como te decía antes, lo más importante es establecer tu objetivo principal.

Enfócate en una sóla cosa. No pretendas poner en marcha mas de una porque lo más probable es que acabes abandonando las dos.

Conozco casos en los que una persona ha decidido empezar a llevar una vida mas sana. Ha querido dejar de fumar, hacer dieta e ir al gimnasio… Todo a la vez!

Hay que ser muy fuerte y tener una altísima motivación para poder hacerlo todo a la vez, porque en estos casos estamos hablando de adicciones.
Y en las adicciones influyen otros muchos factores que deben ser atacados de forma individual.

A mi por ejemplo, me funciona mucho mejor cuando me enfoco en un único objetivo principal y cuando lo alcance, ir a por el siguiente…

Tiempo para pensar

Para afilar el hacha, es muy importante que te tomes momentos de reflexión. Tiempo para pensar.

No hace falta hacer nada. Sólo piensa. Es una costumbre que casi nadie tiene.

A mi me pasaba. Creía una vez mas que si no estaba haciendo ninguna actividad, estaba perdiendo el tiempo.

Hasta que entendí que pensar también era una actividad. No sólo trabajar, o hablar con clientes, o estudiar…

Pensar también es una actividad. De hecho, considero que es la actividad mas importante porque te ayuda a ordenar la mente y a encontrar ideas a lo que sea que estés buscando solucionar.

Encontrar el momento para pensar es fácil.

A muchos les sirve dar un paseo, a otros conducir su coche, a otros salir en bici o porque no, sentado en el sofa o tumbado en la cama.

Eso sí, Ese momento no debe tener nada que te distraiga. Si vas a salir a caminar o en bici, debes ir sólo y sin escuchar nada mas que a tu mente.
Si vas en el coche, apaga la radio.

Poco a poco irás encontrando ese dialogo interior que te ayudará a aclararte y a encontrar posibles soluciones.

Así que recuerda. Si crees que ha llegado el momento de dar el paso y poner en marcha ese proyecto nuevo o esos cambios en tu vida, saca tu hacha y comienza a afilarla.

Cuando acabes, serás mucho más preciso en todas aquellas acciones que te ayudarán a conseguir tu objetivo.

 

Si quieres compartir algo conmigo, házmelo saber aquí 


Os agradeceré mucho que me ayudéis a crecer suscribiéndose a este podcast, con vuestras valoraciones en Itunes y “Me gustas” en Facebook.

Gracias a todos por vuestro tiempo y por estar ahí un programa más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Save & Share Cart
Your Shopping Cart will be saved and you'll be given a link. You, or anyone with the link, can use it to retrieve your Cart at any time.
Back Save & Share Cart
Your Shopping Cart will be saved with Product pictures and information, and Cart Totals. Then send it to yourself, or a friend, with a link to retrieve it at any time.
Your cart email sent successfully :)

Share This